IDIOMA

NUESTRA EXPERIENCIA

Teníamos un sueño e ir detrás de él nos hizo conectar con el hogar que deseábamos. Hoy disfrutamos plenamente de ello, y queremos compartir contigo nuestros pasos para llegar a ese lugar en el que cada día sentimos seguridad y confort.

La travesía hacia tu lugar…

Podríamos compartirte aquí, ahora, cualquier historia idílica pero no, vamos a contarte realidad. Somos Cecilia y Gloria y nos ha costado llegar hasta aquí. Nos ha supuesto esfuerzo y una gran dosis de valentía. Nos gustan las estrellas fugaces, pero no construimos nuestra empresa con varitas mágicas, sino trabajando mucho desde dentro para proyectar el resultado hacia fuera.

Ambas somos Gaia y, lo más importante, lo sentimos.

Nuestra empresa es la constatación de que si hay una misión que te atrae, desde lo más profundo de tu ser, una intuición que puede interpretarse como una llamada y la atiendes con valentía en lugar de ignorarla o poner a callar esa voz interior, entonces pueden ocurrir cosas extraordinarias. Magia, una magia que genera emociones aptas solo para valientes.

Te vamos a compartir nuestra historia para describirte los pasos que hemos dado para llegar a nuestra empresa, queremos hacerte partícipe, queremos que vivas la emoción con nosotras…

Ambas siempre supimos lo que era tomar decisiones difíciles y una de ellas fue abandonar el lugar donde crecimos y quizá creímos que íbamos a desarrollarnos el resto de nuestras vidas. Cuando hace muchos años pisamos por primera vez la Costa del Sol parecía una escena de película: un entorno increíble, lleno de imágenes maravillosas y… mucha, mucha desorientación. Y allí estábamos… ni siquiera nos teníamos la una a la otra en ese momento, porque hasta aquí cada cual llegó por su lado. Lo demás, a partir de ese momento, fue trabajar a destajo para conocer el entorno, comprender el contexto, aprender de tantas cosas que no se hacían bien y volver a aprender una y otra vez, aportando siempre lo mejor de nosotras mismas. Eso hicimos.

El devenir de la vida que es tan causal… hizo que un buen día nos encontráramos y decidiéramos compartir un sueño: crear una empresa sin precedentes en el sector inmobiliario, una iniciativa que reflejara DE VERDAD, fuera de los ruidos y loa cuentos de hadas de internet, que elegir la calidad de vida que quieres es posible y el principal puente a cruzar para poder disfrutarla es encontrar el hogar ideal para ti.

Suena idílico, ¿verdad? Pues es real y hemos tenido que superar muchos desafíos para llegar hasta aquí, para poder ofrecer este servicio con este nivel de atención y calidad que nos distingue.

Sabemos que lo entiendes: cualquier cosa que te hayas planteado llevar adelante seriamente hasta desarrollarlo a la perfección te habrá costado tiempo, energía y trabajo. Y aunque habrás tenido momentos de todo tipo, ahora te causa mucha satisfacción haberlo hecho. Así nos sentimos nosotras.

Te seguimos contando la historia.

Durante la creación de Gaia nuestra mente nos mandaba en ocasiones el típico mensaje, “Bien, ¿y ahora qué?. Para nosotras ese “ahora” fue en cada momento creer que estábamos en el camino adecuado, fue seguir trabajando y tener confianza en el proceso, lo cual, a decir verdad, no fue nada fácil, ya que en ocasiones esa confianza fluctuaba…

Sí, en muchos momentos construir nuestra empresa fue difícil y doloroso, casi como golpearte contra una pared que no esperabas se te apareciera delante y además de hacerte mucho daño te deja mirando para los lados, preocupado por si te ha visto alguien. Así muchas veces. Aún así seguimos…

Hemos crecido a base de decidir y entrar en acción a pesar del miedo, de seguir nuestra idea y desestimar otras, aunque parecieran más fáciles o seguras. Hemos puesto buenas dosis de claridad, acción masiva y entusiasmo en nuestra receta Gaia.

Hemos seguido, siempre. Sobre todo, porque elegimos una línea de sinceridad y compromiso con nuestro trabajo. Eso está siempre en todo lo que hacemos: si no fuera de ese modo nuestra empresa no sería nada diferente para el sector inmobiliario.

A lo decidido, coherencia, aunque no sea fácil aparentemente, aunque no llegue a la primera el resultado deseado. Recuerda que en Gaia ya lo sabemos y uno de nuestros fuertes es la persistencia y combatir los problemas con soluciones. Llámanos raras, …también nosotras lo pensamos a veces.

¿Por qué te contamos todo esto?

Porque hemos transitado el camino muchas veces y tenemos la certeza de que existe ese lugar ideal para ti y nuestro trabajo va de que no te conformes con menos.

La sinceridad nunca está exenta de magia. Por eso existe Gaia. Porque ambas con nuestra historia tan real como rica en aprendizaje hicimos que fuera posible.

Si quieres que hagamos el camino contigo para llegar a tu hogar, te vamos a acompañar en todos los tramos del recorrido y te lo vamos a contar, los llanos, los recovecos, las bajadas y los terrenos escarpados, tanto si hace frío, como si llueve o sale el sol, en todo.

¿Recuerdas eso del principio de que teníamos un sueño? Pues consiste en eso. En proporcionarte la tranquilidad de que vas a encontrar tu lugar.

Un hogar no es lo que otros te digan que es. Un hogar es ese sitio que sabes que es para ti y al que siempre quieres volver porque allí encuentras lo que necesitas para sentirte bien.

Puedes hacerlo de cualquier modo, por cualquier camino y con cualquier acompañamiento y está bien, sigues viviendo… para nosotras vivir es un concepto que se refleja en el balcón al que te asomas, en el sitio donde descansas, en ese espacio donde tus hijos crecen y el lugar en el que tú te realizas y eso, es lo que realmente hace la diferencia en tu vida…

NUESTRA EXPERIENCIA

Teníamos un sueño e ir detrás de él nos hizo conectar con el hogar que deseábamos. Hoy disfrutamos plenamente de ello, y queremos compartir contigo nuestros pasos para llegar a ese lugar en el que cada día sentimos seguridad y confort.

La travesía hacia tu lugar…

Podríamos compartirte aquí, ahora, cualquier historia idílica pero no, vamos a contarte realidad. Somos Cecilia y Gloria y nos ha costado llegar hasta aquí. Nos ha supuesto esfuerzo y una gran dosis de valentía. Nos gustan las estrellas fugaces, pero no construimos nuestra empresa con varitas mágicas, sino trabajando mucho desde dentro para proyectar el resultado hacia fuera.

Ambas somos Gaia y, lo más importante, lo sentimos.

Nuestra empresa es la constatación de que si hay una misión que te atrae, desde lo más profundo de tu ser, una intuición que puede interpretarse como una llamada y la atiendes con valentía en lugar de ignorarla o poner a callar esa voz interior, entonces pueden ocurrir cosas extraordinarias. Magia, una magia que genera emociones aptas solo para valientes.

Te vamos a compartir nuestra historia para describirte los pasos que hemos dado para llegar a nuestra empresa, queremos hacerte partícipe, queremos que vivas la emoción con nosotras…

Ambas siempre supimos lo que era tomar decisiones difíciles y una de ellas fue abandonar el lugar donde crecimos y quizá creímos que íbamos a desarrollarnos el resto de nuestras vidas. Cuando hace muchos años pisamos por primera vez la Costa del Sol parecía una escena de película: un entorno increíble, lleno de imágenes maravillosas y… mucha, mucha desorientación. Y allí estábamos… ni siquiera nos teníamos la una a la otra en ese momento, porque hasta aquí cada cual llegó por su lado. Lo demás, a partir de ese momento, fue trabajar a destajo para conocer el entorno, comprender el contexto, aprender de tantas cosas que no se hacían bien y volver a aprender una y otra vez, aportando siempre lo mejor de nosotras mismas. Eso hicimos.

El devenir de la vida que es tan causal… hizo que un buen día nos encontráramos y decidiéramos compartir un sueño: crear una empresa sin precedentes en el sector inmobiliario, una iniciativa que reflejara DE VERDAD, fuera de los ruidos y loa cuentos de hadas de internet, que elegir la calidad de vida que quieres es posible y el principal puente a cruzar para poder disfrutarla es encontrar el hogar ideal para ti.

Suena idílico, ¿verdad? Pues es real y hemos tenido que superar muchos desafíos para llegar hasta aquí, para poder ofrecer este servicio con este nivel de atención y calidad que nos distingue.

Sabemos que lo entiendes: cualquier cosa que te hayas planteado llevar adelante seriamente hasta desarrollarlo a la perfección te habrá costado tiempo, energía y trabajo. Y aunque habrás tenido momentos de todo tipo, ahora te causa mucha satisfacción haberlo hecho. Así nos sentimos nosotras.

Te seguimos contando la historia.

Durante la creación de Gaia nuestra mente nos mandaba en ocasiones el típico mensaje, “Bien, ¿y ahora qué?. Para nosotras ese “ahora” fue en cada momento creer que estábamos en el camino adecuado, fue seguir trabajando y tener confianza en el proceso, lo cual, a decir verdad, no fue nada fácil, ya que en ocasiones esa confianza fluctuaba…

Sí, en muchos momentos construir nuestra empresa fue difícil y doloroso, casi como golpearte contra una pared que no esperabas se te apareciera delante y además de hacerte mucho daño te deja mirando para los lados, preocupado por si te ha visto alguien. Así muchas veces. Aún así seguimos…

Hemos crecido a base de decidir y entrar en acción a pesar del miedo, de seguir nuestra idea y desestimar otras, aunque parecieran más fáciles o seguras. Hemos puesto buenas dosis de claridad, acción masiva y entusiasmo en nuestra receta Gaia.

Hemos seguido, siempre. Sobre todo, porque elegimos una línea de sinceridad y compromiso con nuestro trabajo. Eso está siempre en todo lo que hacemos: si no fuera de ese modo nuestra empresa no sería nada diferente para el sector inmobiliario.

A lo decidido, coherencia, aunque no sea fácil aparentemente, aunque no llegue a la primera el resultado deseado. Recuerda que en Gaia ya lo sabemos y uno de nuestros fuertes es la persistencia y combatir los problemas con soluciones. Llámanos raras, …también nosotras lo pensamos a veces.

¿Por qué te contamos todo esto?

Porque hemos transitado el camino muchas veces y tenemos la certeza de que existe ese lugar ideal para ti y nuestro trabajo va de que no te conformes con menos.

La sinceridad nunca está exenta de magia. Por eso existe Gaia. Porque ambas con nuestra historia tan real como rica en aprendizaje hicimos que fuera posible.

Si quieres que hagamos el camino contigo para llegar a tu hogar, te vamos a acompañar en todos los tramos del recorrido y te lo vamos a contar, los llanos, los recovecos, las bajadas y los terrenos escarpados, tanto si hace frío, como si llueve o sale el sol, en todo.

¿Recuerdas eso del principio de que teníamos un sueño? Pues consiste en eso. En proporcionarte la tranquilidad de que vas a encontrar tu lugar.

Un hogar no es lo que otros te digan que es. Un hogar es ese sitio que sabes que es para ti y al que siempre quieres volver porque allí encuentras lo que necesitas para sentirte bien.

Puedes hacerlo de cualquier modo, por cualquier camino y con cualquier acompañamiento y está bien, sigues viviendo… para nosotras vivir es un concepto que se refleja en el balcón al que te asomas, en el sitio donde descansas, en ese espacio donde tus hijos crecen y el lugar en el que tú te realizas y eso, es lo que realmente hace la diferencia en tu vida…